Cuáles son los mejores y los peores turistas del mundo

Una encuesta revela cuáles son los mejores y peores turistas del mundo

El buscador Jetcost realizó una encuesta entre directores, recepcionistas y empleados de hoteles de todo el mundo para que valoraran a los turistas que se alojaron en sus establecimientos durante este verano. El estudio estableció varios criterios para evaluar a los turistas según su actitud y hábitos frecuentes.




De acuerdo con las nacionalidades, la encuesta pidió que se evaluaran a los turistas según factores como educación, problemas generados, ruidos, limpieza y orden, robos, destrozos en habitaciones, quejas presentadas, manera de vestir, interés por hablar los idiomas locales, interés por la gastronomía, interés por la cultura y propinas.

Los mejores:

Los japoneses, porque son los más educados y disciplinados, tienen buen comportamiento y modales, son ordenados, silenciosos y los que presentan menores quejas. Son, al mismo tiempo, los que menos cosas se llevan de las habitaciones y los que más gastan en los hoteles; además, se interesan mucho por la cultura local.

Los escandinavos. Intentan hablar los idiomas locales, tal vez porque casi nadie habla sueco, noruego o danés. Son educados y humildes, no suelen presentar apenas quejas ni generar problemas ni ruidos. 

Los australianos. Se animan a probar las comidas locales y, además, les gustan. Su carácter y origen multicultural los convierten en turistas fácilmente adaptables a las costumbres de cada país. Son muy silenciosos, educados y limpios.

Los canadienses. Son elogiados por su educación, limpieza y tranquilidad, no presentan demasiadas quejas y suelen dejar buenas propinas. Se interesan mucho por la cultura local.

Los alemanes. Son turistas bastante educados y poco propensos a causar problemas donde quiera que vayan. También son viajeros muy fieles a la hora de repetir destino si disfrutan de la primera experiencia.

Los peores:

Los británicos. No hablan otros idiomas que no sea el suyo, no suelen disfrutar con las comidas y bebidas locales, son propensos a beber demasiado alcohol, al desorden, al destrozo de las habitaciones y siempre se quejan de los hoteles. También lideran la clasificación de los peor vestidos y de los que menos propinas dejan.

Los franceses. Arrogantes, ruidosos y algo sucios. Tampoco se esfuerzan por hablar otro idioma que no sea el suyo.

Los rusos. Mala conducta, poco generosos con las propinas, maleducados en los bufet de los hoteles; sin embargo, lo que más destaca de ellos de forma negativa es lo alto que hablan en los sitios públicos como bares, restaurantes o piscinas. En su parte positiva: suelen gastar bastante dinero en sus destinos de vacaciones y se interesan por la cultura y la salud. 

Los chinos. Tienen mal comportamiento, escupen en cualquier lugar, suelen saltarse las colas y tienen poco conocimiento de las costumbres de otros países. La parte buena es que son los que más gastan en los viajes: las compras son el objetivo principal de un viaje para el 82% de los turistas chinos.

Fuente: Diario Uno


Página Principal