Pueblos Mágicos, la primera línea del rescate del turismo en México

Los Pueblos Mágicos se encuentran a pocas horas de manejo de las principales ciudades emisoras de turistas del país

PUEBLOS MÁGICOS PRIMERA LÍNEA RESCATE TURISMO 01
La reactivación de la industria turística iniciará con el mercado doméstico, y ahí los Pueblos Mágicos jugarán un rol muy importante pues serán los primeros destinos en ver la llegada de viajeros ávidos por salir del confinamiento. 

Son 121 localidades en México con el nombramiento de Pueblo Mágico, que al localizarse a un promedio de 2 a 3 horas de viaje desde las principales ciudades emisoras de viajeros, facilitarán los viajes de excursionistas o de estancias cortas de hasta una noche, lo cual empezará a darle oxígeno a una paralizada industria turística. 

Ante esta oportunidad, es prudente hacer una revisión sobre el panorama actual que guardan los Pueblos Mágicos, tema que fue analizado en el webinar organizado por el Colegio Nacional de Turismólogos, Hotelería y Gastronomía CDMX. 

Desbalance por ajustar 


PUEBLOS MÁGICOS PRIMERA LÍNEA RESCATE TURISMO 02

Marte Molina Garibaldi, quien desde Sectur participó en el diseño del programa Pueblos Mágicos allá por 2001, comenta que hay localidades que ya están muy bien posicionadas a nivel internacional como San Cristóbal de las Casas, Pátzcuaro, Taxco o Tlaquepaque. 

Sin embargo, otros Pueblos Mágicos no han logrado despegar, por distintos motivos que pueden ser incluso políticos. Molina Garibaldi destaca que mucho de estos sitios no cuentan con personas que sepan hacer las gestiones adecuadas para pedir los apoyos que están al alcance de estas localidades. 

Ejemplo al exterior 


Los Pueblos Mágicos surgieron como respuesta a la fuerte tendencia que había por promover los destinos de sol y playa, y equilibrar invitando a los viajeros para que conocieran la riqueza cultural, histórica pero sobre todo auténtica de estas localidades. 

Pese a las adversidades que atraviesan, el programa ha sido bien visto por otros países, principalmente de Latinoamérica, que han tenido reuniones en México con los responsables de este, para poderlo replicar en sus naciones. 

El ex funcionario de Sectur señaló también que no poner los Pueblos Mágicos en la “vitrina” adecuada, ha interferido con una correcta comercialización del producto turístico. 

Casos de éxito 


PUEBLOS MÁGICOS PRIMERA LÍNEA RESCATE TURISMO 03

El secretario de Turismo de San Luis Potosí, Arturo Esper Sulaimán, declaró estar convencido del éxito del programa de Pueblos Mágicos, pues al menos en su entidad, los 3 municipios con nombramiento (Real de Catorce, Xilitla y Aquismón) han observado crecimiento a doble dígito en los últimos 5 años. 

Pero advirtió “Hay que cuidar lo que pasa en cada uno, invertir, capacitar, conseguir el mayor número de nombramientos, pero siempre bien coordinado”. Prueba de ello es el trabajo coordinado con los pobladores de Aquismón, para hacer el mejoramiento urbano y agregar más atractivos como un pabellón gastronómico. 

En el mismo tenor, el jefe del Departamento de Eventos Especiales de Sectur Sinaloa, Juan Carlos Godoy, señala que los 4 Pueblos Mágicos de la entidad han permitido la diversificación de los turistas a lo largo de la entidad, al mostrar el valor que tiene cada localidad. 

El Fuerte, El Rosario, Mocorito y Cosalá de inicio impulsaron un turismo interestatal, pero que gracias al desarrollo de producto en coordinación con los comités y ayuntamientos, y a una adecuada promoción, incluso ya se observa más viajero internacional. 

Manos que hacen arte 


PUEBLOS MÁGICOS PRIMERA LÍNEA RESCATE TURISMO 04

Algo que distingue prácticamente a todos los Pueblos Mágicos, son las creaciones de los artesanos de las distintas regiones. La invitación a consumir alguno de los productos que elaboran, es otra parte del reto, comenta Juan Alberto Barranco, presidente de la Unión de Artesanos y Similares de la República Mexicana. 

A decir de los expertos, los Pueblos Mágicos tienen un potencial para desarrollar y explotar, más allá de solo esperar la aportación del gobierno federal; pero para ello, hace falta una adecuada comunicación y capacitación a los diferentes comités, para que entiendan la relevancia del producto turístico que tienen frente a sí.
Página Principal