Manual de Primeros Auxilios para destinos turísticos. (Primera parte)

Los aeropuertos y sus largas filas, la cercanía de los asientos de avión, el manejo de los alimentos, la limpieza de cuartos de hotel y áreas comunes serán, entre otros, puntos a rediseñar para ser adaptados a esta nueva realidad.

En realidad, este brevísimo manual marca las mismas reglas que debieran llevarse a cabo en pandemia o en situaciones de normalidad. La visión debiera ser la misma. Hay algunas reglas del mercadeo y comunicación de los destinos turísticos que son leyes casi inmutables.

Vamos a las recomendaciones

1. Conozca su producto: 

Una iglesia del siglo XVI no es un producto turístico. Tampoco las del Siglo XVII o XVIII. O de cualquier siglo. Una iglesia es solo un atractivo. Para ser un producto turístico, cerca de esa iglesia debe haber un hotel, vías de comunicación, lugares para alimentarse. Y un baño, pues.

La conjunción de esos elementos, más la cadena comercial correspondiente (Agentes de viaje, aerolíneas, etc.) crean un producto real. En momentos de crisis, como el que estamos viviendo en estos momentos, el producto puede cambiar. 

De esta manera es que hay que evaluar las empresas del sector y corroborar su capacidad de seguir prestando servicios. 

No sería extraño pensar que un operador terrestre o una cooperativa de lancheros (o una aerolínea) no hayan podido sobrevivir a esta situación tan difícil. Esto significa que usted deberá reconsiderar su nuevo inventario de productos.

2. Evalúe los ajustes que deberá hacer en el producto:

El COVID19 ha generado una gigantesca ola de temor de los consumidores a viajar. Es bien sabido que el turismo es extremadamente sensible a situaciones de crisis. 

Y es lógico pensar que nadie quiere viajar y exponer a sus seres queridos a situaciones que pudieran comprometer su salud. La pregunta en estos momentos es, qué cambios habrá que hacer en los destinos y en sus propiedades, para adaptarlas a la nueva normalidad del turismo.

Los aeropuertos y sus largas filas, la cercanía de los asientos de avión, el manejo de los alimentos, la limpieza de cuartos de hotel y áreas comunes serán, entre otros, puntos a rediseñar para ser adaptados a esta nueva realidad.

3. Espacio para nuevos productos: 

El viajero post-Covid19, tendrá, probablemente, algunos nuevos hábitos inspirados por los temas de salud. Es probable que, en su destino, haya posibilidades de desarrollar nuevos productos ligados a nuevas necesidades de los consumidores.

No dudo que temas ligados a la salud, la naturaleza y el wellness, por ejemplo, tengan una nueva oportunidad de desarrollo en esta etapa. Apoyar el nacimiento y desarrollo de estas nuevas oportunidades le puede generar a su destino atraer a nuevos mercados que estén en búsqueda de atractivos que les sean afines.

4. Estudie sus mercados geográficos cuidadosamente: 

Cuando se reabran los aeropuertos, las ciudades, los destinos, la gente querrá, con las precauciones correspondientes, regresar a viajar.

El problema es que cada consumidor tendrá en su agenda de posibles destinos de viaje, decenas de opciones. 

Todos los destinos saldrán muy rápidamente a la caza de esos viajeros; las pérdidas han sido cuantiosas en estos meses de confinamiento, y es hora de recuperarse.

Definir cuál será el mercado geográfico al que habrá que atacar es sumamente importante para tener éxito en su relanzamiento.

Probablemente, las primeras respuestas serán de mercados con comunicación carretera y en ciudades relativamente cercanas a nuestros destinos.

No veo turistas australianos en Julio, pero sí imagino a los habitantes de la ciudad de México, visitando Acapulco, Puebla o Veracruz.

5. Analice el perfil de sus potenciales visitantes: 

Cuando se analiza la geografía de los mercados, es inevitable estudiar el perfil de los viajeros a los que queremos llegar. ¿Tenemos un destino ideal para los jóvenes? ¿O nuestros atractivos están dirigidos a viajeros de mayor edad? Identificar el perfil demográfico de nuestro mercado potencial nos permitirá entender más claramente qué productos promover y cuál será el mensaje adecuado. 

Creo que, aun a riesgo de equivocarme, que los primeros viajeros que recorran el país serán los jóvenes, que naturalmente suelen ser más arriesgados y que, por la naturaleza del virus, son los que menos riesgo corren.

La semana próxima continuaremos con este elemental Manual de primeros auxilios para destinos turísticos.

Con gusto recibiré sus comentarios y criticas en mi correo:

gaudelli@gaudelli.com.mx

Página Principal