¿Impuestos a Airbnb afectarán la economía familiar?

Airbnb fue fundada en 2008 por los californianos Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk, comenzó como un negocio para pagar la renta del departamento en el que habitaban, ofrecían a los visitantes de la ciudad de San Francisco un colchón inflable para dormir, cama de aire (air bed) y un desayuno (& breakfast) osea un Airbnb.



Airbnb es una empresa disruptiva que ha inventado una categoría que es difícil de encasillar, es verdad no es hotelería, pero ofrece estancias muy parecidas a un “hotel establecido” en México la empresa digital se encuentra en medio de la polémica sobre si ya es momento de imponerle más impuestos, “regularla” emparejarla con los hoteles. ¿Quién pagará los impuestos, Airbnb o los dueños de las propiedades?

Cada vez son más acaloradas discusiones de que la plataforma de economía colaborativa pague impuestos como un hotel y es que los hoteleros argumentan que sus inmuebles tienen muchos gastos, muchas regulaciones, muchas inspecciones, impuestos que pagar, nómina. Tienen la obligación de pagar desde que se inicia la construcción de un hotel como el uso de suelo, también pagan otro tipo de tarifa de agua e impuestos tales como el cómo el ISR, el IVA, el impuesto sobre nómina, impuesto sobre hospedaje, Infonavit, seguro social, entre otros gastos más y por supuesto han considerado a Airbnb como competencia desleal no solo en México si no en una buena parte de los 191 países donde opera.

He de comentar que en la pasada Feria Nacional de Pueblos Mágicos celebrada en Morelia Michoacán del 11 al 14 de octubre de 2018, me hospedé en un Airbnb que resultó muy buena experiencia, muy distinta a un hotel establecido, digamos que en teoría sean lo mismo pero en la práctica no lo es, no hay concierge, no hay lobby, ni “botones” que te lleven las maletas, en cambio hay una cama y café por la mañana.

María y su esposo fueron mis anfitriones, una pareja de la tercera edad que invirtió a decir por ellos todos sus ahorros en remodelar una vieja casona de la familia para poder operar como Airbnb y buscarse el sustento, ellos me comentaron que habían puesto todo su capital y esperanzas en este nuevo modelo y que estaban dispuestos a hacer las cosas bien. ¿Si les pone nuevos impuestos que harán? Les pregunté a lo que me respondieron que no tendrán problema en pagarlos siempre y cuando ojalá sigan teniendo huéspedes e ingresos.

Miguel Torruco secretario de turismo del Gobierno de México dijo contundentemente en Chetumal el pasado 24 de Febrero que Airbnb será fiscalizado como cualquier centro de hospedaje para evitar una sobreoferta de habitaciones y la competencia desleal con los hoteles establecidos en todo el país, afirmó esto al anunciar la Estrategia Nacional de Turismo 2019-2024

Airbnb fue fundada en 2008 por los californianos Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk, comenzó como un negocio para pagar la renta del departamento en el que habitaban, ofrecían a los visitantes de la ciudad de San Francisco un colchón inflable para dormir, cama de aire (air bed) y un desayuno (& breakfast) osea un Airbnb.

En el mundo ya hay unos 5 millones de ubicaciones, la plataforma en México que dirige Ángel Terral, ha venido creciendo aceleradamente, hoy ya operan unas 100 mil “anfitriones” mismos que para algunas familias representan una forma de ganarse la vida, de modo que el Gobierno de México deberá analizar muy bien como enfocará los nuevos impuestos en caso de imponerlos.

¿Quién pagará, los dueños de las casas o la plataforma? A estas alturas ya existe una buena cuota de mexicanos que obtienen ingresos y que también han invertido su dinero y dependen de este modelo de negocios.

Por otro lado los hoteleros si tienen razón, ellos están pagando una buena cantidad de dinero en cuotas para mantener sus negocios a flote y en buena medida tienen ese temor de que la plataforma les coma parte de su mercado, aunque la decisión final siempre estará de parte del huésped acerca del tipo de servicio desea recibir.

Yo estoy convencido de que ambos alojamientos son distintos y para todos saldrá el sol, éste en un gigantesco reto para el gobierno actual con la oportunidad de que la decisión que tomen sea la más justa para los involucrados, sin afectar la economía familiar.

Por Marco Daniel Guzmán
Página Principal