"Testamentos virtuales" Nuestra vida digital tras la muerte

Testamentos Virtuales


En este 2013 Google inauguró un proceso llamado Inactive Account Manager, que permite a los usuarios planificar lo que quieren hacer con su cuenta en caso de fallecimiento.

Facebook y Yahoo han adoptado una postura más estricta y no entregan datos sin una orden judicial, pero facebook permite que los familiares elijan si quieren cerrar la cuenta o convertirla en una página conmemorativa sin interacción alguna más que los usuarios y familiares escriban e su muro.



Muchas empresas web están quedando rezagadas.
Servicios basados en la nube que almacenan nuestros datos financieros, correos electrónicos, colecciones de música, las interacciones de los medios sociales, fotos y muchos otros artículos potencialmente valiosos tienen políticas diferentes sobre la propiedad de datos, si es que efectivamente las tienen. Como resultado, es más difícil legarle una colección de iTunes a un ser querido que dejarle la colección de CDs en una caja de zapatos.

Testamentos digitales 
¿Por qué estamos dejando a nuestras identidades digitales a merced del azar?

Parte del problema es que los usuarios de internet han tendido a ser demasiado jóvenes para preocuparse de su mortalidad. Sin embargo, a medida que el navegador promedio envejece, la idea de redactar un 'testamento digital' está tomando fuerza.



'Miles de miembros nuevos se han suscrito', asegura en conversación con la BBC Paul Golding, quien hace un año lanzó El legado Cirrus, un servicio que permite registrar los datos de inicio de sesión de todas las cuentas en línea y dejarle instrucciones a un tutor designado.




En Inactive Account Manager los usuarios decidirán cuál será el período de inactividad que Google deba considerar como definitivo: tres meses (para los más techies), seis, nueve o un año. Una vez transcurrido ese plazo, la compañía avisará al titular de la(s) cuenta(s) mediante un SMS o un email antes de proceder a la ejecución del “testamento”. Y éste podrá consistir en: que todos los archivos y datos generados a través de la actividad en nuestras cuentas de Google sean eliminados, o bien, que sean enviados a los contactos que nosotros escojamos. Como una herencia.



Política de datos de Google tras la muerte
Puede aplicarse a los +1 que hayamos hecho, a Blogger, a los contactos y círculos que hayamos generado, a los archivos que guardemos en Drive, a nuestra cuenta de Gmail, nuestro perfil de Google +, nuestros álbumes de fotos en Picasa, Google Voice y YouTube, entre otros servicios.

Andreas Tuerck, Product Manager de Google, reconoce que “Inactive Account Manager” no es el nombre más atractivo que se le podía haber ocurrido a la compañía y que a nadie le gusta pensar en su muerte, pero recalca que el objetivo de esta herramienta es que todos podamos proteger la privacidad y la seguridad de nuestros datos y hacerle la vida más fácil a nuestros seres queridos cuando ya no estemos aquí.

Navegando por la Red, podemos encontrar diversos espacios dedicados al uso de nuestra información, perfiles y contraseñas tras dar el último suspiro.



Creada por empresarios mexicanos y uruguayos, mediante la cual el usuario puede dejar mensajes que se entregarán a sus familiares y amigos una vez que fallezca. Dispone también de un servicio denominado “bóveda virtual”, en  el que es posible almacenar toda nuestra información digital, incluidas claves de correos electrónicos y de cuentas bancarias. En el momento en que se confirma que el usuario ha fallecido, la red entrega la información a las personas que el finado señaló como herederos.



Algunos avances en “legados digitales”
Contraseñas de aplicaciones y servicios de correo profesionales: Las empresas realizan copias de seguridad de sus datos y cuentan con administradores de sistemas que, en caso de necesidad, podrían acceder a la información del ordenador y el correo electrónico de cualquier empleado.

Contraseñas de cuentas de correo personales. Ante la creciente demanda, algunas empresas como Google están incorporando en sus políticas de uso la posibilidad de que los familiares accedan a una cuenta de Gmail presentando el certificado de defunción y un poder notarial. Microsoft y Yahoo también contemplan posibilidades similares.

Contraseñas de cuentas bancarias: como las transacciones se pueden realizar también de forma presencial, es innecesario que los herederos soliciten acceso online a las cuentas, dado que podrán acceder a ellas legalmente.

 Fotografías y documentos que el fallecido tuviera en su ordenador o en otros dispositivos: Hay empresas que, por una módica cantidad, pueden acceder a la información que hay en un disco duro o en un dispositivo móvil, incluso (no siempre) aunque la información esté codificada.


No obstante, por mucho que nos empeñemos en borrar información de la Red, siempre quedarán rastros y no será posible certificar la desaparición definitiva o muerte digital: una fotografía en grupo que alguien publicó, un foro en el que dejamos una opinión, un concurso online en el que participamos.

Por ello, no conviene obsesionarse: antes quedaba sólo el recuerdo; ahora queda también Internet.

Fuentes: BBC Mundo, aunclicdelastic, ticbeat
Más Info: reportelobby@gmail.com


Por Marco Daniel Guzmán
reportelobby@gmail.com
Comentarista de Turismo Mundial. 
Dedicado a reseñar destinos e industria turística

Suscribirse a ReporteLobby en tu email.



QUIZÁ TAMBIÉN TE INTERESE:
Página Principal