Conoce la historia de la Tarjeta de Credito

La historia de las tarjetas bancarias data del año 1914. Fue entonces cuando la Western Union emitió la primera tarjeta de crédito al consumidor. Estas primeras tarjetas se otorgaban a los clientes preferidos de la compañía y les ofrecían a éstos una variedad de servicios especiales, entre ellos el pago diferido libre de cargo.

Durante las primeras décadas del siglo, un gran número de otras empresas, como hoteles, tiendas por departamentos y compañías de gasolina emitieron tarjetas de crédito a sus clientes. Pero no fue hasta 1950, cuando se introdujo en el mercado la tarjeta Diners Club, que una misma tarjeta de crédito fue aceptada por una variedad de comercios.

En 1951, el Franklin National Bank de Long Island, Nueva York, emitió una tarjeta que fue aceptada por los comercios locales y muy pronto, alrededor de 100 bancos más comenzaron a emitir tarjetas. No cobraban cuotas o intereses a los poseedores de tarjetas - quienes pagaban el total de la cuenta a su recibo - pero sí les cobraban una cuota a los comercios sobre las transacciones efectuadas con la tarjeta.

El Bank of America, sin embargo, tenía la totalidad del estado de California como mercado potencial, por lo que al emitir la tarjeta BankAmericard en 1958, obtuvo un éxito inmediato.

Para 1965, el Bank of America había realizado acuerdos de licencia con un grupo de bancos fuera de California, permitiéndoles emitir BankAmericard. Al mismo tiempo, otro grupo de bancos en Illinois, la costa este de Los Estados Unidos y California, se unieron para formar Master Charge. Para 1970, más de 1.400 bancos ofrecían tarjetas BankAmericard o Master Charge, y el saldo total de las tarjetas habría alcanzado los US$3,8 mil millones.

En 1970, el Bank of America renunció al control del programa BankAmericard. Los bancos que emitían BankAmericard tomaron el control del programa, formando la National BankAmericard Inc. (NBI), una corporación independiente, sin acciones, que administraría, promovería y desarrollaría el sistema BankAmericard dentro de los Estados Unidos.

Fuera de los Estados Unidos, el Bank of America continuó otorgando licencias a los bancos para emitir BankAmericard, y para 1972 existían licencias en 15 países. 

En muchos países había resistencia a emitir una tarjeta asociada con el Bank of America, aunque se tratara de una asociación solamente nominal. Por esta razón, en 1977 BankAmericard se convirtió en la tarjeta Visa, reteniendo sus bandas azul, blanca y dorada. NBI, por su parte, cambió su nombre a Visa U.S.A. e IBANCO se convirtió en Visa International.

Por su parte Henry Wells y William Fargo fundaron la empresa American Express, inicialmente vinculada al transporte de mercancías y que más tarde se convirtió en una agencia de viajes y en una de las mayores entidades de emisión y financiación de cheques de viaje y tarjetas de crédito.

Con sede en Nueva York, American Express cuenta con más de 1.700 oficinas en más de 130 países en todo el mundo. Esta empresa creó el giro o "Money Order" en 1882, precursor del Cheque de Viaje que era una necesidad absoluta tanto para los viajeros nacionales como internacionales.

En Latinoamérica el país con mayor cantidad de tarjetas emitidas es Brasil, con casi 35 millones de las mismas. En este país está presente desde 1971 operando inicialmente con Banco Bradesco.

En México se calcula que existen cerca de 25 millones de tarjetas de crédito en el mercado. En México somos alrededor de 110 millones de habitantes, lo que significa que 1 de cada 4 habitantes tiene una tarjeta de crédito. 

La realidad es que hay personas que tienen más de una, y algunos creen que no tienen ninguna porque no cuentan a las tarjetas departamentales en sus contabilidad mental.

Existen casi 5000 tarjetas de crédito en México con límite de crédito de más de $500 mil pesos. Después de Bancomer, Santander y Banamex son quienes más plásticos tienen en el mercado.

Materialmente la tarjeta de crédito consiste en una pieza de plástico, cuyas dimensiones y características generales han adquirido absoluta uniformidad, por virtualidad del uso y de la necesidad técnica. El tamaño de la mayoría de las tarjetas de crédito es de 85.60 mm × 53.98 mm (33/8 Pulgada × 21/8 Pulgada) y cumple la norma ISO/IEC 7810 ID-1.

Cada tarjeta contiene las identificaciones de la entidad emisora y del afiliado autorizado para emplearla; así como el periodo temporal durante el cual ese instrumento mantendrá su vigencia. Suele contener también la firma del portador legítimo y un sector con asientos electrónicos perceptibles mediante instrumentos adecuados. Estos asientos identifican esa particular tarjeta y habilitan al portador para disponer del crédito que conlleva el presentarla, sin estampar su firma.

Por: Gustavo Miranda Jacome
Info: reportelobby@gmail.com

Suscribirse a ReporteLobby





QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE:
Agencias de Viajes un motor para la Industria Turística
Estrenarán hotel flotante de 200 millones de dólares en Gibraltar
Página Principal